NASP Home Page NASP Career Center NASP Member Services
NASP > NASP Center > En Español

Retención y promoción

Retention and Promotion                  

Información para los padres

por Andrea Canter, Ph.D., NCSP, Escuelas de Minneapolis
y Karen Carey, Ph.D., Universidad del estado de California/Fresno

Introducción

Todos los años, muchos niños son retenidos en el mismo grado. Tanto los maestros como los administradores podrían recomendar la retención (o la no promoción) cuando los niños tienen dificultad manteniéndose al nivel de sus compañeros de salón en materias académicas, o cuando fracasan en pruebas estandarizadas del distrito o del estado. La retención podría ser recomendada cuando los niños son más pequeños que sus compañeros, aparentan  ser 'inmaduros', o tienen sus cumpleaños durante los tres meses antes del comienzo del año escolar y parecen necesitar más tiempo para crecer. Además, la retención es a veces recomendada para ayudar a niños que han estado ausentes de la escuela por muchos días debido a enfermedades o a mudanzas frecuentes, o que están comenzando a aprender inglés. A pesar de que en algunos distritos escolares la retención se utiliza frecuentemente, especialmente entre niños que están en kindergarten y primer grado, su práctica causa controversia entre educadores e investigadores. Algunos opinan que las investigaciones no apoyan la noción de que la retención ayuda a los niños a 'alcanzar' el nivel de habilidad necesario, mientras que para otros la 'promoción social' —enviar al niño al siguiente grado sin contar con su rendimiento— sólo empuja a los niños en el sistema escolar sin requerir el dominio de destrezas básicas.

¿Qué dicen las investigaciones?

La retención ha sido estudiada por muchos años, y los resultados de la mayoría de los estudios demuestran consistentemente que:

 ¿Qué pueden hacer los padres para ayudar?

¡Ni la retención ni la promoción van a ayudar a un niño a aprender!  Para tener éxito, su niño podría necesitar una forma de enseñanza diferente, y no repetir lo mismo que no dio buenos resultados la primera vez.  Los padres y los maestros pueden trabajar juntos para ayudar al niño a tener éxito. Si se detecta el problema a una edad temprana, existen mayores oportunidades de ayudar al niño a ser exitoso, antes de que adquiera una sensación de fracaso.

Comente sus preocupaciones con el maestro de su niño. Averigüe cuál es el trabajo que se espera de su niño y qué trabajos su niño encuentra difíciles. Haga muchas preguntas: ¿Cómo se lleva con sus compañeros de clase? ¿Entiende y recuerda las instrucciones? ¿Termina sus asignaciones a tiempo? ¿Qué cambios ha intentado hacer el maestro para ayudar a su niño? ¿Existen otras maneras de enseñar el mismo material? ¿Existen otros libros y materiales que puedan ayudar a su niño a aprender? ¿Qué actividades puede usted incentivar en el hogar para que su niño se ponga al día?  ¡Pida al maestro que le dé ideas! Y trate de encontrar algún tiempo para visitar el salón de clases y observar a su niño trabajando.

Ayude a su niño con las tareas escolares en su hogar. Pregunte a su niño acerca de las tareas todos los días. Ayúdele a encontrar un tiempo y lugar sin distracciones para estudiar. Asegúrese de que su niño pueda explicarle la asignación o leer las instrucciones, y de que entienda que para usted el trabajo escolar es importante.

¡Asegúrese de que su niño esté listo para la escuela cada día! Asegúrese de que su niño asista a la escuela puntualmente todos los días, coma una dieta balanceada, duerma bien y reciba buena atención médica. ¡Los niños necesitan estar alertas y saludables para triunfar en la escuela!

¿Dónde puedo conseguir más ayuda?

Puede ser frustrante saber que su niño no tiene éxito en la escuela.  Esto le puede hacer sentir molesto o enojado. Antes de considerar la retención como una opción, los padres pueden tratar de conseguir ayuda de otros profesionales en la escuela. Estas personas ofrecen ideas a los padres y maestros acerca de cómo cambiar el método de enseñanza. También proporcionan pruebas para verificar si el niño necesita otros servicios tales como tutoría o educación especial y pueden tener materiales de aprendizaje diferentes que podrían ayudar a su niño. Pueden ayudar a niños que tienen autoestima baja o pocas destrezas sociales, para que sean 'aceptados' en el grupo y se puedan sentir mejor de sí mismos. En la escuela de su niño, puede comunicarse con:

Para más información, comuníquese con el psicólogo escolar o con La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares (NASP por sus siglas en inglés), 4340 East West Highway , Suite 402, Bethesda, MD 20814 <http//:www.nasponline.org

Traducido y adaptado de A. Canter & S. Carroll, (Eds.), Helping Children at Home and School: Handouts From Your School Psychologist. (1998). Bethesda, MD: NASP, pp. 89-90.

© 2001, National Association of School Psychologists, 4340 East West Highway, Suite 402, Bethesda, MD 20814, (301) 657-0270, Fax (301) 657-0275; www.nasponline.org